sábado

GUILLERMO MERINO "Crónicas del desatiento"

Guillermo Merino
Crónicas del desatiento
*
Ediciones Hispanogalia, París, 2005,66p.

"Un mapa del mundo en el que no esté incluída la utopía, no merece la pena ni mirarlo ".
Oscar Wilde

Situación

Murmuré claridades dictadas
Vislumbré aglomeraciones
Y di el primer manotazo
En el centro del silencio
Me uní a las voces
No sombras ni algas ni arena
Estaciones lejanas
Hacia enceguecedoras melodías
Hacia aturdidas noches
Donde la oculta plenitud
Detendría los relojes.


La poesía de Guillermo Merino refleja nuestra esencia, vagabundo de noches interminables, de encuentros fortuitos, como una noche de febrero en París, con Julio Cortázar, en la estatua de Dantón, Bd. Saint-Germain. De su Mendoza natal, pasando por Madrid y Barcelona, desembarca en París, vaya uno a saber qué fuerzas ciegas o vientos andinos lo fueron empujando en búsquedas de utopías, de verdades que se fueron desvaneciendo con los años.

Como lo dice muy bien, en su presentación Javier Pérez Bazo: "la casualidad le hizo encallar días alargados en la secretaría del Liceo Español, papeles, expedientes, informes... Por entonces París era una fiesta, e iba conociendo la cuidad donde habían vivido Pablo Neruda, Rafel Alberti, mientras recitaba los poemas de Paul Eluard."

En pleno Barrio Latino, no podía eludir estudios en la Sorbona, y allí estudia Borges, Sábato, Carpentier, y publica en 1976 su primer poemario: "Tatuajes y distracciones".

"Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga, no te metás, que vachaché, dale que va, paciencia. La tierra entre los dedos, la basura en los ojos, ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos".
Julio Cortázar (La Patria en Razones de cólera).

Atajos imprevistos.

Solicito ahora las palabras de mañana
incansable desato otra lluvia de papeles
otro puñado de pasos
que nieguen la evidencia de la derrota
para qué disimular la extensión de la catástrofe
la sangre ensuciada por la tierra
el paisaje cuya locura es evidente
o el fin del relato
hasta descubrise personaje
espanto de despertar escrito
no ser capaz de comprar no vender
no encontrar un almacén para las certidumbres
no saber ni siquiera saludar ni siquiera insultar con gracia:
al partir supe que había regresado
.

A medida que vamos entrando en el mundo de G. Merino, se desprende un sentimiento de derrota, pero al mismo tiempo, los poemas se van conectando los unos con los otros,lo cual hace aún más un testimonio de avatares y situaciones, y de esta manera va creando su propio mapa, su propia locura y desencantos,

"siempre una nube
desde el pasado
siempre ese grito
no realizado
es unútil que jugués al asombrado
cuando vos mismo
cuando vos mismo
te has estafado".


El mundo, las situaciones, el poeta transcribe su existencia, las vuelca con espontaneidad y sinceridad, deja traslucir sus certezas e incertidumbres,entonces el lector se deja llevar de la mano en este recorrido de un hombre que ha vivido, es su mirada, y aceptamos su tristeza y desamparos, sus miedos y tal vez sus esperanzas.

Mientras tanto

Consumiéndome llegué al interior de mi esqueleto
qué insuficiente cualquier plazo para llegar al silencio
qué brutal mi propio rostro liso como una ecuación
gané el derecho a morder mis últimas palabras
haciendo trampas como todos.
Mientras tanto
se desgrana la mazurca loca
que las administraciones temen
mientras tanto
siguen germinando para nadie
los granos de la cordura
.

Dentro de la más pura tradición Cortaziana, el poeta "descolocado", un "outsider" existencial que asume el caos, que ahora trata de organizar a través de la palabra, su único medio de salvación, de sobrevivir, rearmarse. Según Pérez Bazo: "El sanrafaelino anda ahora de retirada surcando los bulevares de París en bicicleta. Hace una pausa, observa y callla, recita otra vez Paul Eluard, se hacen públicamente sonoros los versos de estas " Crónicas del desatiento".

Y ahora, dejemos decir al poeta sus verdades imaginarias...

*Los lectores pueden leer este poemario en su totalidad:
Google : "Crónicas del desatiento" (LEER/click aqui).


Contactos: Los lectores del BLOG, interesados por esta excelente colección pueden escribir a:
centrorecursos.fr@mec.es

Olver Gilberto De León

Publicar un comentario
 
Elegant de BlogMundi