lunes

FELISBERTO HERNÁNDEZ (Uruguay)


DIARIO DE UN SINVERGUENZA


3.8
Ahora estoy más tranquilo; pero hace unos días tuve como una locura de hombre que corre perdido en una selva y lo excita el roce de plantas desconocidas.
La realidad se parecía a los sueños y yo me preguntaba: ¿Pero quién es que busca mi yo? ¿No será él, mi cuerpo? ¿ O será que él huye de mí como yo como un bandido que presiente la policía?
Entonces, la idea de justicia será de mi yo?
Después pensaba que esa idea estaba formada de pensamientos ajenos, que ellos me vigilaban desde la infancia y habrían empezado a invadirme, como a un continente, a una señal hecha por aquella mano y que tanto mi cuerpo como yo nos habíamos empezado a llenar de pensamientos ajenos. Pero yo, mi yo más yo, ¿ no estaría escondido en algún rincón de este grande y misterioso continente?
¿No lo dejarían salir, alguna vez? ¿No tendrá recreos? ¿No intentará evadirse?
Debe estar muy vigilado.

3.9
Al anochecer saqué mi cuerpo a caminar; pero en el momento de cerrar la puerta de mi pieza me vino el sentimiento desagradable de una época en que tenía que vivir en una pieza con otra persona.
Habiendo otra persona ya hay traición. Pero nunca creí que podría estar en esa situación con el cuerpo donde vivo. Esto es sin esperanza.


Publicar un comentario
 
Elegant de BlogMundi