domingo

AUGUSTO MONTERROSO (Guatemala)


DEJAR DE SER MONO

El espíritu de investigación no tiene límites. En los Estados Unidos y en Europa han descubierto a últimas fechas que existe una especie de monos hispanomaericanos capaces de expresarse por escrito, réplicas quizá del mono diligente que a fuerza de teclear una máquina termina por escribir de nuevo, azarosamente, los sonetos de Shakespeare. Tal cosa, como es natural, llena a estas buenas gentes de asombro, y no falta quién traduzca nuestros libros, ni, mucho menos, ociosos que los compran, como antes compraban las cabecitas reduducidas de los jíbaros. Hace más de cuatro siglos que Fray Bartolomé de las Casas pudo convencer a los europeos de que éramos humanos y de que teníamos un alma porque nos reíamos; ahora quieren convencerse de lo mismo porque escribimos.

LA OVEJA NEGRA

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja Negra.
Fue fusilada.

Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua acuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

La Oveja Negra y demás fábulas.
Joaquín Mortíz, sexta edición, México, 1979.
El autor en ITINERARIOS Documental (click aquí)

Publicar un comentario
 
Elegant de BlogMundi