domingo

CARLOS ORLANDO PARDO (Colombia).

LA MIRADA

¿ Qué había detrás de la mirada de ese hombre ? Su rostro severo, los ojos despidiendo ira pero dirigidos al vacío,las manos tensas, los hombros encogidos, la frente arrugada, despertaba mi curiosidad. El pocillo de café sobre su mesa, parecía abandonado y del cigarrillo pendía toda la ceniza. Traté de reconocerlo porque no me era del todo desconocida su figura pero no logré ubicarlo en la memoria. Fueron más de diez minutos aguardando a Alfonso sin que él voltease su mirada. Entonces comencé a inventar, por ejercicio las causas de su angustia. Supuse que acababa de ver la traición de su esposa, la muerte de su padre, la fuga de algún hijo o tal vez en los libros del negocio detectar una quiebra o una estafa. Imaginé que podría planear una venganza o asumir el camino del suicidio. Al rato, examinando sus ojos y luego mi reloj, seguí pensando qué ocurría detrás de aquellos ojos tan fijos en un punto. Sólo al salir, cuando alguien lo empujó del hombro en señal de saludo y él cayó sobre el piso, supe que estaba muerto. Aún yo me pregunto, qué había detrás de la mirada de ese hombre.


ESE MAR AL FRENTE

Todos los días veo el mar.Pero ese que yo veo es extraño porque nunca cambia de color y no se mueve aunque termina ofreciéndome tranquilidad.Su azul claro lo deja ver como el de siempre en verano y soy amigo, antes de empezar a trabajar, de quedarme varios minutos contemplando su imponencia y esa raya al final que lo junta con el cielo igualmente azul. A veces lo veo en la noche sin que cambie su color. Luego, ya renovado con sus energías, empiezo a trabajar metiéndome en otros vericuetos. Aunque ese oceáno surgiendo del computador sea el mismo, he terminado acostumbrándome a ese mar.

MASACRES

Durante varios años se fatigó en la práctica de un oficio singularmente extraño. Sin falta, desde la siete hasta la diez de la noche presenciaba en forma diaria, con los ojos abiertos, no menos de 14 crímenes. Llegó al final un momento en que hastiado de sangre y crueldad, solucionó su pleito al decidir alejarse de tan macabras ceremonias. Fue cuando, sin dudarlo un instante, resolvió vender a menos precio su televisor.

El Autor en ITINERARIOS Documental (click aqui)

Publicar un comentario
 
Elegant de BlogMundi