domingo

SALVADOR GARMENDIA (Venezuela)


TIGRE


Para David Alizo

Un tigre salta del papel y queda parado encima de la mesa.
Sus poderosos cuartos, juiciosamente articulados, están protegidos exteriormente por verdaderas capas de silencio; y esto le permite desplazarse de manera que cada movimiento que realiza parece que hiciera el vacío alrededor.
Sus zarpas no quebrantan la hierba. Su respiración uniforme es la de un niño.
Lo estoy viendo ahora parado en la alfombra, convertido en la réplica viviente de un tigre de peluche. Hasta su tamaño ha llegado a ser, más o menos, el de un gato corriente de almohadón; y así me mira desde abajo con ojos redondos y aburridos.
Pero otras veces lo veo saltar por la ventana, recuperando toda su magnitud elástica; y en esos momentos llega a atemorizarme, aunque sólo sea por unos segundos, ya que su imagen se transparenta y desaparece apenas toca con la luz del exterior.
Siempre que se hecha a dormir a mis pies, bajo la mesa donde leo y escribo, y mis pantuflas le tropiezan casualmente en el vientre transmitiéndome el movimiento de su respiración,no dejo de bajar la cabeza y echarle una mirada.
El gesto que se imprime en su cara, simulando el sueño, es de inocencia; aunque tal vez sonríe interiormente.
Disfruta a solas de su viejo mito; la idea tigre, más anciana que el hombre.


Otras publicaciones del autor (click aquí)
El autor en ITINERIOS Documental (click aquí)

Publicar un comentario en la entrada
 
Elegant de BlogMundi